Un universo proletario



Los trabajadores cubanos se despiertan con el cantío del gallo. Todavía no amanece, pero las casas iluminan como cocuyos a la ciudad aún dormida. De las cocinas se desprende un exquisito aroma de café recién colado y se escucha una vocecita que dice: -papá, déjame llevar la banderita al desfile-.

Desde el niño hasta el abuelo con su guayabera se preparan para la tradicional marcha del primero de mayo,  Día del Proletariado Mundial. Una gran mole de personas inunda las calles. El paso firme de los obreros que no temen al calor del sol, resuena estruendosamente. El himno de la III Internacional Comunista se alza en el viento y entre el tumulto y la algarabía alguien grita:!proletarios de todos los países uníos!, como si Marx estuviera presente enarbolando la última frase del Manifiesto Comunista.
Con pancartas, carteles, emblemas, banderas, consignas y bajo el lema: “Unidad, firmeza y victoria”, el proletariado cubano avanza en bloques organizados por centros de trabajos. Las tonalidades azules, rojas y blancas hacen gala de su vivo colorido reflejándose en los pulóveres y las gorras de los cubanos en honor a nuestra insignia nacional: la bandera de la estrella solitaria.
Mientras los médicos con sus batas blancas, los milicianos, los deportistas, los policías y los estudiantes lucen su uniforme con satisfacción.
En Cuba, el primero de mayo es sinónimo de unión y festividad porque todos los hombres trabajan con decoro, porque los niños no tienen que trabajar para vivir, porque no hay desempleados, ni carecemos de profesionales capacitados para resolver las tareas más difíciles de su especialidad. 
Nuestro país se preocupa por la situación del empleo en Cuba, la creciente presencia de la mujer dentro de la fuerza laboral cubana, las oportunidades de trabajo para los discapacitados, la protección a los trabajadores con SIDA, las ventajas de una avanzada Ley de maternidad y la atención a los jubilados.
Pero no estamos solos, contamos con la presencia solidaria de innumerables voces latinoamericanas, caribeñas, europeas y de distintas regiones del mundo, que en un día como hoy  comparten la alegría de los cubanos.
Todos desfilaremos hoy, Unidos y por un socialismo próspero y sostenible.

0 comentarios: