Retos del periodismo digital en Cuba

Internet ha roto los cimientos establecidos por los medios tradicionales, los ha puesto en duda de su perdurabilidad en el tiempo. El viejo paradigma de la teoría hipodérmica y de la  unidireccional en la comunicación, “nosotros  escribimos, nosotros  hablamos y luego ustedes leen, ustedes escuchan” se ha ido quedando atrás.

Los lectores ya no recepcionan pasivamente el contenido, sino que ellos mismos crean, comparten y comentan. Hoy todo en la web enciende el debate, ya sea con los artículos publicados en los blog o  con los comentarios que se generen de este, y este fenómeno está poniéndoles el termómetro a los periodistas tradicionales sobre el cambio.

Los periodistas tienen el enorme desafío de integrarse a la REVOLUCIÓN que imponen las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) o perecerán en el intento. Pues estas han llegado para quedarse y para sobrevivir en el mundo digital, ya no es suficiente un texto impreso, ahora más que nunca se necesita la integración de todos los formatos (audio, texto y video) y conocer las habilidades que se emplean en la web: HTML, Flash, cómo escribir para Internet, edición de audio y video, administración de comunidades en línea, análisis de métrica y formas alternativas de contar historias.

En la actualidad cubana los estudiantes de Periodismo cuentan en su plan de estudio con la asignatura de Periodismo Hipermedia y antes de graduarse los que quieren cuentan con un blog. Y aunque para los de más avanzada edad el reto es mayor, no significa que estos no se encuentren incursionando en Internet, escribiendo para sus bitácoras o recibiendo una retroalimentación directa del público, a partir de la interacción con los usuarios en tiempo real y sin intermediarios.

Algunos estudiosos califican a Internet como la Imprenta del siglo XXI. Según el especialista José Luis Orihuela en su artículo Weblogs: los medios y el mensaje “(…) los weblogs trasladan a los usuarios de la red el poder de publicar y convierten a cada ordenador conectado en una imprenta de bolsillo”.

Sin embargo, en estos momentos, para el escritor deportivo Mark Briggs y autor del libro Periodismo 2.0. Una guía de alfabetización digital la frase  “un buen reportero es bueno en cualquier parte” ya no es convincente. Cualquier reportero debe asimilar las herramientas, actualizarse constantemente a tono con los tiempos cambiantes y sobre todo estarán más demanda, mientras más cosas bien sepan hacer.

“Mientras la tecnología y la economía de los medios nos empujan hacia la plataforma de la convergencia, un nuevo modelo emerge: el periodista que es aprendiz de todo y maestro de nada, una persona que puede escribir, tomar fotos, editar, hablar y lucir bien frente a la cámara con una competencia que podría no ser grande, pero lo suficientemente buena. Un buen reportero sería redefinido como aquel que es suficientemente bueno en cualquier medio”, afirma Briggs.

Quizás por ahí anda el modelo a seguir para convertirse en un reportero bueno. El reto es inmenso, pero el entorno digital impone el cambio. Es verdad que la brecha digital golpea y da la espalda, que la conectividad es lenta y el acceso es limitado en la realidad cubana, sin embargo no se puede cerrar las puertas a esta era, aún desconocida e inexplorada por muchos.

El periodismo digital es una realidad y los periodistas tenemos que aprender a pensar en digital y ver en este medio el presente y el futuro del desarrollo de la profesión.




0 comentarios: