Silvio Rodríguez alzó su voz en Indaya

Fecha: 6 de diciembre de 2013
Lugar: Indaya
Hora: Cerca de las 6 de la tarde
Artistas invitados: Dúo Lien y Rey, Rey Montalvo, y Los Muñequitos de Matanzas
Artista principal: Silvio Rodríguez
Silvio conversaba y saludaba a todos . Los “imprescindibles” ultimaban los últimos detalles. Aún no anochecía. El público, en un principio, casi ausente. La tarima, adornada con una bandera cubana gigante, se ubicaba en los finales del barrio Indaya, donde apenas ya se divisaban casas. Por el lado derecho decoraba el lugar un paisaje verde rodeado de árboles y plantas; a la izquierda un camino. Ubicación exacta: kilometro cinco de la Finca Fundador, en Canímar.Silvio vestía una gorra azul, un pulóver negro con una pequeña bandera cubana en una esquina, pantalones de mezclilla y un suéter gris. El concierto no tardaría en empezar. Hacía cinco años que Silvio no venía a la ciudad de Matanzas y hoy se presentó aquí como parte de su Gira por los barrios menos agraciados en la sociedad. A las seis en punto Silvio subió al escenario, agradeció a los presentes, a los invitados y “no invitados” y presentó a los trovadores Lien y Rey, quienes inauguraron la velada con su Zapateo provinciano. Silvio le siguió en el escenario con La gota de rocío y con canciones reconocidas de su repertorio, que muchos tatareaban de memoria. En un ambiente al aire libre, con luces tenues, poco a poco iban llegando los vecinos, y no vecinos de los alrededores y un poco más allá.
Silvio conmovió a muchos con títulos como Ojalá, Oleo a una mujer con sombrero, Balada de Elpidio Valdés, Reparador de Sueños, entre otros. Su letra, sus canciones, su música, su sencillez en el vestir, en todo su actuar, lo compartió con los allí presentes. Se despidió, como ya acostumbra, agradeciendo a esos hombres imprescindibles, que son los que nadie nombra, pero que sin ellos fuera imposible realizar concierto alguno. Se despidió anunciando que lo mejor estaba por llegar.
En Indaya, el poeta y editor Alfredo Zaldívar comentó sobre la donación de numerosos libros a la escuela primaria Sí por Cuba, por parte del Centro Pablo de la Torriente Brau, el Instituto Cubano del Libro y la Oficina de Silvio.
Al escenario arribó el joven trovador Rey Montalvo y le acompañaron Los Muñequitos de Matanzas, con la canción Casimiro. Muchos le pidieron a Silvio que cantará el necio, pero él les dijo que lo dejaba a Los Muñequitos que “la cantan mejor que yo”.  La llegada de este grupo de rumba y guaguancó puso a bailar a muchos que no podían contenerse por el ritmo pegajoso del folklor, otros lo hacían para aminorar el clima frío. Bailadores de diversas generaciones, incluida una niñita, demostraron sus habilidades en el género que transmiten y conservan de generación en generación esta agrupación. Mientras el espectáculo corría, Silvio accedía a firmar autógrafos y fotografiarse. Un niño le regaló un cuadro con un dibujo realizado por él, y Silvio alzaba el dibujo y lo observaba detalladamente. De momento, este cantautor pasó a ser fotógrafo. Ubicado en la esquina derecha de la tarima, observaba a los Muñequitos y los fotografiaba, también buscaba el “instante preciso y la sonrisa perfecta” de los niños que se encontraban cerca de él. Pero estos infantes cruzaban la cerca y lo tocaban, le halaban el pulóver para tirarse fotos junto a él. En más de una ocasión volvían los mismos niños, a sacarse otra instantánea y Silvio nunca dijo que no. Se agachaba para ceñirse a su tamaño, los cargaba, a todo el que se le acercó le concedió fotos. También firmó libros, agendas…
Y prosiguió observando a Los Muñequitos. Al finalizar estos, se reunió con ellos y continuó aceptando fotos. El concierto había terminado. Todos se retiraban a sus casas. Un gran número de personas inundó la estrecha carretera, los choferes de los carros que estaban parqueados a la orilla de esta, tuvieron que esperar a que se discerniera un poco el tumulto. Los rostros se encontraban felices, agradecidos….Mañana será otro día de concierto, esta vez en la Marina. Una vez más Silvio alzará su voz en una ciudad en la siempre será bienvenido. Esperemos que todo fluya al igual que hoy, que la música de Silvio llegue a muchos corazones.

0 comentarios: