Jóvenes matanceros se hacen camino al andar (+Fotos)

Con la premisa martiana de que subir lomas hermana hombres, jóvenes matanceros se aventuraron a escalar  la loma del Pan, la más alta de la provincia a unos 380 metros sobre el nivel del mar,  con un cake a cuestas de un metro y medio de largo.
Al principio muchos dudaron en poder llegar. Algunos eran principiantes, otros avezados conocedores del trayecto. El sol irradiaba y un largo trecho les esperaba. Llevaron pomos de agua en mano, mochilas y banderas y así iniciaron el camino rodeado de una vegetación y de unas vistas inigualables del valle de Yumurí.
Los pasos ligeros. El descanso cada cierta distancia. De esta forma fueron adentrándose en la elevación. El calor agotaba. Las risas y las fotos no faltaron. Pero lo más sorprendente fue ese cake que se rotó de mano en mano, de hombro en hombro y solo con la fuerza de voluntad y la energía que caracteriza a la juventud se logró llevar hasta el final.
Eran pocos, pero los que estaban tenían algo en común: el deseo sincero de rendir homenaje a Antonio Maceo en su 169 aniversario y a Ernesto Che Guevara en su 86. Ellos, con las gotas de sudor en el rostro, reflejando una mezcla de cansancio con alegría indescriptible llegaron hasta la cima. Justo al mediodía se arribó. Allí se sentaron en el piso a conversar, a descansar y observar el paisaje. Luego picaron el cake y compartieron entre todos bajo la sombra de unos árboles.
Experiencias que surgen de la espontaneidad, y el entusiasmo de los jóvenes, no importa cuántos sean en cifras numéricas, son apreciables, más si se respaldan en el sentimiento verdadero de honrar a hombres que formaron parte de nuestra historia y que su legado no se debe olvidar.
La bajada fue difícil, los pies temblaban un poco y se tenía el miedo de resbalar, pero al final para descender “todos los santos ayudan”, siguiendo el refrán popular. ¡Abajo nos esperaban con merienda y la guagua!
Mientras en otros lugares de Cuba, otros jóvenes seguramente estarían haciendo lo mismo, a su manera, con iniciativas y originalidad. Aunque se pasó un poco de trabajo,  el día nunca se olvida y  es lo que cuenta.  Lo esencial es que lo vivido hoy, nos quede para el mañana y así de generación en generación, nuevos jóvenes se interesen por la historia de su país, por sus héroes, por adentrarse en un mundo de esparcimiento sano. ¡Y eso, solo se hace camino al andar!







0 comentarios: