Una loca rara

Me dicen loca porque camino en vez de tomar la guagua. Loca porque me pierdo en las montañas. Loca por subir lomas y acampar a la luz de la luna. Loca por irme de camping al fly varios fines de semana seguidos. Loca por pasar toda una noche en el techo esperando una lluvia de estrellas. Loca por bañarme bajo la lluvia.
Loca por escalar el pico Turquino dos veces al año.  Loca por viajar horas y horas en tren por descubrir algún lugar nuevo. Loca por querer tirarme de un paracaídas. Loca por cargar carretillas de libros abandonados hasta mi casa. Loca por hacer ejercicios como una loca, valga la redundancia, para poder comer.
Loca por devorar muchas guayabas que me pueden estreñir. Loca por amar la libertad, el sexo y la comida. Loca por amanecer conversando o leyendo un libro o viendo una peli o haciendo el amor. Loca por besar apasionadamente hasta quedar sin aliento. Loca por recorrer cientos de kilómetros tan solo por ver a una persona. Loca por tener amigos tan locos o más locos que yo.
 También me dicen rara porque voy a la disco en tenis, en vez de usar incómodos tacones. Rara porque no me tiño el pelo, ni me hago keratina. Rara porque llevo el cabello despeinado o mal peinado. Rara porque voy a la presentación de mi libro sin aretes y sin maquillaje. Rara porque me siento con las piernas cruzadas como un buda en el trabajo.
Rara porque voy contracorriente. Rara porque no me gusta que me digan mami, baby, muñeca, tesoro, corazón. Rara por no querer casarme ni pensar en tener hijos por el momento. Rara porque cuando me pidieron que dijera que peluche quería como regalo, pedí al ogro Shreck .
Rara porque soy diferente. Rara porque voy al Patio, a escuchar música de rock, sin ser rockera. Rara porque viajo a La Habana, tan solo a ver una función de ballet o un filme de algún festival de cine. Rara porque me gusta el café con leche y la leche con café. Rara porque no me gusta el brillo, ni escuchar reggaetón. Rara porque ando seria y frunciendo el cejo más por costumbre que por seriedad. Rara porque no me gustan los piropos ni las frases hechas y manidas.
Creo que soy una loca rara o una rara loca. Da igual. Lo cierto es que no podría ser una cuerda común y corriente. Acepto mis locuras y rarezas. Estas son solo una enumeración, soy mucho más loca y rara de lo que aquí expreso. Pero me siento feliz siendo una loca rara o una rara loca.

5 comentarios:

  1. Una loca muy especial, saludos desde Santiago.

    ResponderEliminar
  2. Lo del regaeton, lo comprendo totalmente.

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJAJAJAJ LOCA RARAR JAJAJAJAJ BESOS

    ResponderEliminar
  4. sigue asi de rarita.... eso te hace unica... nunca cambies....!!!

    ResponderEliminar